Dos lecturas para San Valentín

Tradicionalmente, asociamos la fecha del 14 de febrero con el amor romántico. Pero, ¿realmente

hemos analizado lo que el verdadero amor significa, ya sea romántico o de cualquier tipo? ¿O nos hemos creado modelos de lo que debe ser el amor, basados en los medios de comunicación, las campañas publicitarias, y las relaciones disfuncionales a nuestro alrededor?

Mucho se habla del amor incondicional, del amor puro, del amor para toda la vida. Pero si todos tenemos tan claros estos conceptos, ¿por qué constantemente fallamos en la búsqueda de ese amor, nos tropezamos, sufrimos, y vivimos inclusive con un corazón roto, o simplemente desilusionados de nuestras relaciones?

Analice esto: ¿usted se ama a sí mismo? ¿Se acepta como realmente es, con sus debilidades y sus fortalezas? Si su respuesta es ambigua, o es claramente un “no”, o inclusive un “sí” con un “pero” implícito, entonces ha podido identificar la pieza clave en su rompecabezas. El amor, en todas sus manifestaciones, comienza con el amor propio. Nuestra felicidad no se puede basar en el otro, nuestra felicidad la compartimos con el otro, una vez aprendemos a verla y manifestarla dentro de nosotros. Poner en las manos de la pareja (o de los padres, los hijos, las amistades, etc.) la responsabilidad de hacerle feliz a usted, no solo es un peso demoledor, es una tarea que no les corresponde. Cada cual es responsable de su propia felicidad, y por ende, cada cual es responsable de amarse a sí mismo ante todo.

Pero, ¿cómo podemos alcanzar la realización de ese amor propio? Hay tantos caminos como personas en el mundo. Porque esta búsqueda es una individual, personal e interna. Es un viaje que emprendemos por los caminos más profundos de nuestra alma, en el cual debemos enfrentarnos a nuestros propios miedos, y descubrir por nuestros propios medios, la divinidad en nosotros mismos. En la medida en que entendemos que somos uno con el ser supremo universal, es imposible no amarnos. Y cuando entendemos que todos somos manifestaciones individuales de ese ser supremo universal, igualmente se imposibilita no amar al resto de la humanidad. En esta realización reside la puerta hacia el amor incondicional.

Dicho esto, les recomiendo dos libros que tocan esta temática desde dos perspectivas muy diferentes. Les confieso que uno lo escribí yo. Pero hablemos primero de “Letras de un Escritor”, por mi gran amigo Antonio L. Rivera-Rivera (https://twitter.com/antoniolrivera2). Ciertamente, el proceso de escribir un libro puede conllevar un acto de desnudar el corazón. Ese es el caso de “Letras de un Escritor” (https://www.facebook.com/letrasdeunescritor1/). Aquellos que han invertido su vida en la búsqueda del amor y sus significados, se verán sumamente identificados con esta obra. Esta introspección del significado del amor a tres tiempos, demuestra el proceso gradual de auto-descubrimiento del autor, a través de su interacción con las diferentes manifestaciones de lo que consideramos “amor” en las diferentes etapas de nuestro desarrollo espiritual. El autor nos habla en palabras concisas y cristalinas, pero a la vez, contundentes. Abre su corazón y nos permite explorar el mismo a nuestro antojo, y sin darnos cuenta, nos lleva a explorar también el nuestro. Es una invitación a la reflexión, y una guía práctica para aquellos que aprecien el valor de hacer silencio y atreverse a escuchar el lenguaje de su intuición.

Por otro lado, mi primera novela, “El Experimento Chicago(https://www.elexperimentochicago.com), reta la aparente imposibilidad de encontrar el amor incondicional en las circunstancias más comprometedoras del ser humano. A través de la creación de un mundo tridimensional que cobra vida en la mente del lector, la historia nos presenta una pareja de almas afines que se enfrenta a una situación moralmente cuestionable, y termina emprendiendo un viaje por los parajes más íntimos de sus almas, que los obliga a enfrentarse a sus preconceptos sobre el amor. Una obra de carácter erótico, que a su vez explora la sexualidad más allá del mero acto físico, yendo de lo carnal a lo sublime, de lo humano a lo sagrado, y de la expresión externa del amor, al reconocimiento interno de nuestra divinidad.

En esta celebración de San Valentín, le invito a mirarse al espejo de su propia alma, y confesarse su amor incondicional. Es un ejercicio que cambiará para siempre su perspectiva del amor y le abrirá las puertas al increíble poder del sentimiento más sublime del universo.

P.D.Ambos libros se encuentra a la venta en Amazon.com en español, tanto en formato impreso como en formato digital. Las versiones en inglés de ambas obras estarán disponibles próximamente.

Sanadores, Psíquicos, Vidas Pasadas y Llamas Gemelas – Mi Coctel Personal

Reiki Level 2Recientemente me certifiqué como sanadora Reiki Nivel 2. Si me hubieras preguntado hace seis meses qué era Reiki, probablemente hubiera contestado que era algún tipo de terapia de masaje relajante. Sin embargo, una vez  te abres a las infinitas posibilidades que el Universo te ofrece, y aceptas que tienes un llamado superior y una misión que se te ha confiado, una que sólo tú puedes completar, todo comienza a caer en su lugar por sí solo.

A principios de año, yo estaba sobreviviendo miserablemente en un trabajo que odiaba, y finalmente decidí que era tiempo de cerrar esa puerta y comenzar a hacer algo que me hiciera realmente feliz. Ya que era una gran decisión el dejar un trabajo que pagaba bien y ofrecía beneficios decentes, para sentarme en casa a escribir una novela, pensé que era una buena idea visitar a mi psíquica antes de embarcarme en esta nueva aventura. A parte de todas las crónicas de muertes anunciadas que ella me señaló, hubo dos puntos de su sesión que me marcaron: “Tu misión tiene que ver con encontrar aquello que une a los seres humanos, por encima de sus diferencias ideológicas” y “Tú eres psíquica, todos lo somos, pero eres una psíquica fuerte, y debes desarrollar tu talento”.

el-locoConociendo a mi psíquica desde hace algunos años y confiando en sus instintos, decidí abrirme a cualquier cosa y a todo lo que se presentara en mi camino. Me matriculé en un curso de Tarot, e hice una cita para una regresión de vidas pasadas. En el curso de Tarot, una de las participantes se quejó de sentirse afectada por una energía en la habitación. Mi psíquica preguntó si alguno de nosotros había sido adiestrado en Reiki. Tres personas se pusieron de pie y comenzaron a limpiar el aura de la mujer, mientras la psíquica cantaba una hermosa canción de sanación. Ese fue mi primer encuentro con el Reiki. Un semana más tarde, “de la nada”, recibí una llamada de mi prima, diciéndome que su Sensei de Yoga estaría invitando a un Master de Reiki a su academia, para ofrecer un curso de Reiki Nivel 1, y que necesitaban un participante más para completar el grupo. Y así fue cómo el Reiki me encontró.

Me enamoré de inmediato. En cuanto el Maestro dijo que el Reiki no se afiliaba a ninguna religión o credo, y que todos se podían beneficiar del poder sanador de la Energía Universal, sin importar que creyeran que la misma proviene de Dios, Alá, Buda, los Ángeles, Maestros Ascendidos, Santos, la Fuerza, la física cuántica, o cualquier otra fuente positiva, supe que el Reiki era parte de mi misión. Todo se me dio tan natural también. Por supuesto, mi regresión de vida pasada lo haría más fácil de entender, pues ya había sido sanadora anteriormente, y había pagado por ello con creces (pero esa es otra historia, que algún día se convertirá en tremenda novela).

twin-flames-telepathy-2La semana pasada, completé el curso de Reiki Nivel 2, lo que me hace una sanadora Reiki, oficialmente. Estos seis meses han estado llenos de transformación para mí. Todos los pequeños y grandes detalles han ido cayendo en su sitio. Mi misión se me ha ido revelando como nunca antes, las personas correctas han tocado a mi puerta. He ido pasando por un proceso de purificación a todos los niveles. Mis escritos, el Reiki, el desarrollo de los poderes psíquicos, recuerdos de vidas pasadas, todo me estaba preparando para lo que viene: ayudar a otros en sus retos con el proceso de ascensión de llamas gemelas. Porque, aparte de todo lo que ya mencioné anteriormente, otro proceso inmenso ha estado llenando mis días: he estado inmersa en un curso intensivo de ascensión de llamas gemelas, ¡y aprendiendo sobre el tema a pulso! Ha sido una experiencia tipo casa embrujada/montaña rusa del cielo y el infierno, que básicamente me ha dado mi primera lección sobre amor incondicional. ¡Qué clase de paseo ha sido éste, y pensar que éste es sólo el comienzo! Pero a pesar de todas las lágrimas que he derramado, todas las veces que he pensado que me he vuelto loca y he pensado en ingresarme yo misma en el manicomio, estoy realmente feliz de estar pasando por esto, y más aún, sabiendo que mis lecciones me proveerán las herramientas para ayudar a otros; eso no tiene precio.

Espero escribir bastante sobre llamas gemelas en el futuro, aparte de producir videos, y pues, resulta que el libro que he estado escribiendo tiene que ver con el tema, aunque no tenía idea de ello cuando comencé a escribir las primeras notas “perversas” en una libretita en el trabajo en enero. Para aquellos que estén intrigados con el tema del fenómeno de las llamas gemelas, pronto escribiré una pieza sobre lo que es y lo que no es, comenzando con asegurarme que comprendan la diferencia entre un alma gemela (“soulmate”) y una llama gemela, términos utilizados erróneamente como sinónimos.

Mi vida ha cambiado dramáticamente, y seguirá cambiando. ¡Cambiando para bien! He encontrado mi norte. He estado trabajando fuertemente en redescubrir el amor propio, primer requisito para poder amar a los demás, lo cual a la larga me ayudará ser una mejor yo, una mejor madre, mejor amiga, mejor ser humano. Espero que el compartir mi viaje contigo te ayude a abrirte a tu propia misión, a escuchar tu llamado, a despertar de la ilusión de la separación, y finalmente darte cuenta de que estamos todos juntos en esto, porque todos somos UNO.